Cristian Varela

¿Alguien ha leído la biografía de Cristian Varela? Este hombre es una caja de sorpresas. Tenía de él la imagen estereotipada de dj de techno, pero después de un rato conversando con él en lo que queda de Phrenetic Society (están de mudanzas) uno se da cuenta de que es mucho más de lo que parece. Nietzsche dijo que “sin música la vida sería un error”, y para no equivocarse Varela le está dedicando su vida.
Cristian Varela

Cristian Varela

¿En qué punto se encuentra su carrera?
Está en un punto muy importante porque estoy fusionando mi carrera de discjockey con mi carrera de artista. Tengo dos nuevos álbumes que van a salir para este año, uno de música electrónica y otro de música clásica. En el de electrónica lo que quiero hacer es todo el álbum en directo, combinando lo que es discjockey y tocando los teclados. En síntesis, fusionar la parte de discjockey con la de un directo, con lo que tenemos un resultado muy interesante.

¿Y lo de la música clásica? Porque no todo el mundo conoce tu faceta de músico.
Es un proyecto que tenemos desde el año pasado porque también quiero explotar mi faceta artística como músico, como compositor. Entonces surgió la idea de crear este disco, que además ya lo tenemos cogido por una multinacional.

Una multinacional “sin nombre”.
(Risas). No puedo decir el nombre todavía. Pero va a haber un lanzamiento a nivel mundial y con conciertazos en sitios muy importantes. Y eso el lo único que puedo adelantar.

Chirría un poco con la visión que tenemos de Cristian Varela.
Es fuerte. Me lo planteo como una cosa con la que la gente va a flipar mucho. Escuchar a Cristian Varela haciendo música clásica va a impactar y otra gente que se va a llevar una buena sorpresa. La gente que me conoce lleva muchos años animándome a que lo haga, y por fin he dado el paso. Va a ser un proyecto muy bonito.

¿Este giro hacia la música clásica está provocado por la situación actual de la música electrónica?
Es totalmente paralelo. Creo que en España el techno está bien. A nivel mundial España es uno de los países de referencia, y muchos artistas quieren actuar aquí, por los clubs, los festivales, el público, los propios artistas españoles. Está claro que toda la escena electrónica en general, como otras escenas, está bajando mucho a nivel discográfico por el problema de la piratería. A la larga, el tema del MP3 se irá legalizando y podremos usarlo en nuestro beneficio.

¿No crees que el techno se está convirtiendo en un estilo muy puntual?
Estamos ante un proceso en el cual se está desmasificando. Se está volviendo un estilo más especial en el sentido de que hay clubs muy determinados que programan techno. Prefiero que sea así, y que se mantenga el techno en lo que siempre ha sido, una línea más underground. No creo que esté bien que haya 40 clubs que programen techno, esto provoca mucha diversificación y eso al final no es bueno.

Eres un productor de éxito y muy prolífico ¿de cuáles de esas producciones te sientes más orgulloso?
La que más me ha gustado a nivel personal, como trabajo hecho y que me ha aportado a nivel internacional es el álbum New Electronic audio/architectures. Es un trabajo muy completo, a nivel house, a nivel electro, a nivel ambient, a nivel techno. Además, que me lo trabajé mucho y me gustó como quedó.

¿Cómo se inició su relación con Marco Bailey con el que posteriormente creó el sello discográfico Pornographic Recordings?
Fue por el año 1996, en Asturias. Estábamos juntos en una fiesta, en Gijón recuerdo. Como yo hablo francés y nadie hablaba con él pues empezamos a charlar y desde ese momento hicimos una muy buena amistad. Desde ahí al fin del mundo.

¿Cómo llegó el proyecto de Pornographic Recordings?
Estábamos un poco hartos de hacer buenos discos para sellos que no eran los nuestros, por ejemplo Primate, Primevil, Planet Vision o un montón de sellos que a nivel internacional eran muy conocidos pero al final estábamos trabajando para un sello ajeno. Entonces nos planteamos el seguir haciendo discos, discos que se están vendiendo considerablemente, y hacer lo que nos dé la gana y todo el dinero y el beneficio que sea para nosotros. Y así lo hicimos.

¿Y el nombre?
Pues como estamos todo el día con el rollo de la pornografía, que nos encanta, pues de ahí salió el nombre. Un nombre que va muy ligado a la música que hacemos, porque el porno siempre ha sido un tema tabú, ahora quizás ya no tanto, y a nivel musical el techno era algo oscuro, muy underground.

¿Qué os pasó en Inglaterra con el lanzamiento del sello?
Eso fue buenísimo. Las galletas de la primera referencia de Pornographic Recordings eran muy duras, con fotografías muy explícitas. Buscábamos sin ninguna duda el impacto. Pensamos primera referencia, sello Pornographic… pues una foto que impacte y que la gente diga ”estos tíos están locos”. Efectivamente eso fue lo que sucedió, nos decían ”estáis locos, cómo vamos a vender esto…” y nos censuraron las fotos de las galletas. La solución, unas pegatinas y decirle a la distribuidora que si había algún tipo de problema que nosotros éramos los responsables porque nosotros poníamos nuestras galletas en nuestros discos. Al final nunca ha pasado nada, lo único en Japón, que tuvimos que mandar las galletas completamente negras sin foto y con el nombre de Pornographic, porque allí nos censuraron, aunque luego sean los más salidos.

¿Qué camino va a seguir Pornographic Recordings?
Igual. Un sonido bastante funky, o sea, cortes de techno algo funky, cortes de algo más hard techno, todo dependiendo de las caras y los artistas. Siempre un corte de Marco Bailey y otro mío y los otros dos cortes nuevos artistas, nuevas promesas para que el sello siga siendo una plataforma. Confiamos muchísimo en la gente nueva que está empezando a producir porque hay gente muy buena, chavales con 18 años que te mandan unos temas de Australia o desde Brasil.

Siempre has trabajado mucho fuera de España y con artistas internacionales. ¿Más valorado en el extranjero que en España?
Yo creo que por igual. El dicho de que nadie es profeta en su tierra, yo tengo la suerte de que no me ha ocurrido. En España estoy considerado como uno de los top y en eso me considero muy afortunado. Normalmente gente que es muy conocida a nivel internacional luego en su propio país no es tan conocida, pero a mí no me ha pasado.

¿Cómo sienta la responsabilidad de mantenerse tan arriba?
Es más difícil mantenerse que llegar. Tu público cada vez te pide más. Tengo que trabajar mucho, ser muy constante, no descuidar ni el más mínimo detalle.

Y de los que están ahí arriba como tú, ¿quién te gusta actualmente como productor?
A nivel techno me gusta mucho Richie Hawtin, Mark Broom. En un estilo algo más ”dark” me gusta mucho Cristian Wünsch o Exium. Sin duda Leandro Gámez me encanta lo que hace. Hay muy buenos productores, me gustan muchísimos artistas.

¿Por dónde te vamos a ver los próximos meses?
Dentro de poco voy a estar en Bélgica. Seguramente para mayo o junio vuelva a Japón. Gira en Brasil para septiembre. Muchas actuaciones por los países de Europa del Este. A Portugal vuelvo dentro de dos meses. Y España en los sitios que siempre me gusta trabajar, La Real, Industrial Copera, Florida 135.

Yo me quedo con Japón.
Es algo impresionante. Este el cuarto año que voy y cada vez me conocen más. La última ha sido como entrar por la puerta grande, y esta ya será con gira, posiblemente de dos semanas. Japón a mí me apasiona, los clubs, el sonido que tienen, la cultura que tienen y sobre todo la gente. El público japonés es impresionante, muy respetuoso, se lo conocen todo al dedillo. Terminas una sesión y te comentan las mezclas que has hecho con el nombre de los temas, están súper puestos, puestos a nivel musical, claro.

Entrevista publicada originalmente en Clubbingspain.com